MI PAPÁ, MI HÉROE

Papá no siempre es la segunda palabra que aprenden los bebes, en ocasiones es la primera palabra que pronuncian y es que al igual que mamá, Papa es una palabra que trae recuerdos especiales e inolvidables momentos.

Un padre es el héroe de sus hijos, aquel hombre fuerte que cuida y vela por que nunca  les falte nada, para  los hijos un padre es un ser humano especial y único que da amor, que comparte lo mejor de él y sobretodo, que aparta tiempo para sus más queridos tesoros.

Padre es aquel  que le enseñó a su hijo a afeitarse por primera vez, es aquel que instruyo en  tácticas de  romanticismo a un hijo primarioso que tenía su primera ilusión. Padre es aquel príncipe azul para la niña de sus ojos, aquel hombre fuerte que lo puede todo.

Papá es un superhombre, porque puede responder con prontitud una pregunta sobre biología, seguida de una de matemáticas. Es un súper héroe que se disfraza de Superman y se desvela esperando que sus hijos regresen de la fiesta.

Un papá es una combinación extraña de razón y sentimientos, es el que sabe decir no cuando es lo justo y sabe decir sí cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple con su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpitos fríos. Es el único de la casa que persigue un ratón hasta atraparlo, así se muera de miedo por dentro.

Un papá es un higo que parece duro por fuera y es puro dulce en su interior, es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida. Los papás tienen la billetera llena de fotos, de tarjetas, de teléfonos, de citas, de compromisos, menos de dinero.

Un papá tiene mucho de mamá aunque tenga cuerpo de hombre. Si hay que cambiar pañales, los cambia, cuando el hijo llora, él es el refugio, cuando el hijo ríe, él es la compañía.

Ser papá es jugar en la vida el papel de rey, no de un reino; sino del amor, la comprensión y la razón.

Es bueno reconocer a quienes han sido y son una parte importante en nuestras vidas: nuestros padres. Esto es un homenaje a ti, padre, que tanto lo mereces.